Miocardiopatía Hipertrófica
Información para pacientes

Se estima que aproximadamente 1 de cada 500 individuos padecen esta enfermedad. Su característica principal es la presencia de un engrosamiento anormal del músculo cardiaco. El músculo cardiaco puede engrosarse en algunos individuos como consecuencia de la hipertensión arterial o un entrenamiento físico prolongado (atletas). En la MH, en cambio, el engrosamiento muscular es más exagerado habitualmente y aparece en ausencia de una causa determinada. Además, el examen microscópico del músculo cardiaco demuestra que éste es anormal.

En la gran mayoría de los casos la enfermedad es heredada. En las familias afectadas la enfermedad habitualmente se transmite de padres a hijos sin saltar generaciones. Cada hijo o hija de una persona afectada tiene un 50% de posibilidades de heredar la enfermedad. La enfermedad suele desarrollarse durante la adolescencia.

¿Qué síntomas causa la Miocardiopatía Hipertrófica?

No hay ningún síntoma o dolencia particular que sea único de la MH. Muchos pacientes no tienen ningún síntoma. Los síntomas más frecuentes son: falta de aire, dolor en el pecho, palpitaciones, mareo y pérdida de conciencia.

¿Cómo se diagnostica la Miocardiopatía Hipertrófica?

La MH puede ser sospechada por los síntomas, un soplo o un ECG anormal. Actualmente el diagnóstico se consigue tras la realización de un ecocardiograma. Pueden ser necesarias otras pruebas encaminadas a la valoración de los síntomas, valoración del riesgo de complicaciones, en especial el riesgo de muerte súbita, y seleccionar el tratamiento más idóneo: prueba de esfuerzo, Holter ECG de 24 horas, cardio-resonancia magnética, cateterismo, estudio electrofisiológico, etc.

Estudio Familiar

La mayoría de los pacientes tienen familiares de primer grado afectados: padre o madre, hermanos y/o hijos. Por ello, cuando una persona es diagnosticada de MH es recomendable realizar una valoración a todos los familiares de primer grado para descartar la enfermedad en ellos. Es importante recordar que la MH puede estar presente a pesar de no tener síntomas. La evaluación de familiares incluye un ECG y un Ecocardiograma.

¿Cuál es su tratamiento y pronóstico?

El tratamiento tiene como objetivo mejorar los síntomas y prevenir las complicaciones. A pesar de que esta enfermedad no es curable, hay muchas formas de tratamiento disponibles, las cuales suelen aliviar los síntomas. Muchas personas no requieren tratamiento. Depende en ocasiones de la presencia o ausencia de obstrucción en el ventrículo izquierdo, y en tal caso lo más frecuente es que se necesiten fármacos o en menor medida tratamientos más agresivos como la implantación de marcapasos, la ablación septal con alcohol, o la cirugía cardiaca (miectomía). También se pueden precisar otros fármacos (antiarritmicos, anticoagulantes, etc) si aparecen complicaciones relacionada con la enfermedad.

A pesar de que la muerte súbita es la complicación más temida de la MH, es un fenómeno relativamente infrecuente y puede ser prevenida en la mayoría de los pacientes. La mayoría de los pacientes que están en riesgo pueden ser identificados por medio de pruebas sencillas y no agresivas, como son un Holter, una prueba de esfuerzo y un ecocardiograma. En los pacientes que tienen un riesgo elevado de muerte súbita se recomienda habitualmente la implantación de un Desfibrilador interno (DAI), mediante una intervención quirúrgica menor. La elección del tratamiento más oportuno requiere de una valoración cautelosa y debe ser individualizada.

¿Qué puedo hacer en mi vida cotidiana?

Para la mayoría de pacientes, el hecho de padecer una miocardiopatía, no interferirá en su calidad de vida. Deberá seguir revisiones por un cardiólogo y seguir una serie de consejos generales. En la mayoría se recomendará evitar esfuerzos físicos competitivos o esfuerzos extenuantes, evitar el sobrepeso y seguir una dieta y unos hábitos cardiosaludables.

¿Cuáles son los síntomas de alarma?

Pérdida de conciencia repentina, episodios de palpitaciones rápidas, aparición de dolor en el centro del pecho, y fatiga ó falta de aire inexplicada. En caso de que presente alguno de estos síntomas se aconseja acudir a su médico lo antes posible.